Cuando comprar ropa es un gusto …. Difícil de satisfacer

Escrito por maricolito 24-09-2009 en General. Comentarios (2)

Uno de mis pasatiempos preferidos es salir a comprar ropa, la sola idea de poder estrenar mi nuevas prendas en los próximos días me pone de excelente humor, Claro!, a menos que no se trate de solo una fantasía, porque hay veces que escasea tanto el dinero que todo se queda en la imaginación. Pero no todo es tan dulce, por desgracia mi cuerpo esta alejado de los estándares, digamos que soy muy alta pues mido 1,75 de estatura cuando generalmente en el lugar en que vivo es normal que las chicas no rebasen el 1,60, y aunque soy delgada la verdad es que no tengo una cintura marcada, de manera que salir de compras significa pasar muchas horas entre prendas que me ajustan mal, por ejemplo los pantalones, aquí tengo dos problemas, el primero es que generalmente me quedan cortos de tal manera que casi parecen capris, debo admitir que en ocasiones me han gustado tanto los modelitos que los compro y posteriormente debo bajarles el dobladillo para descubrir que aun así me quedan cortos, el otro problema que tengo con los pantalones es a causa de mi talle largo, si por ejemplo yo compro una pantalón que debe llegar hasta la cintura invariablemente a mi me queda en la parte alta de la cadera, de esta manera el pantalón me queda ajustadísimo como si yo fuera una mujer obesa cuando en realidad lo que pasa es que debo forzar a mi cadera algo que debe ir en la cintura, mi manía hasta este momento es que cuando me pruebo un pantalón que ya supero la prueba del largo me veo de frente y analizo si se ajusta a mi silueta, luego me pongo de perfil y observo si no me aplasta tanto las nalgas que las haga imperceptibles, siempre busco aquellos que las resalten y además checo que no sea tan ajustado que me salga el gordito por delante y por los lados, y lo cierto es que de diez pantalones probablemente solo uno cumpla con los requisitos, con las blusas pasa algo similar, siempre he estado peleada con el largo estándar, porque dicho largo muestra mi ombligo y cualquier gordito que haya descuidado y ya he notado que hasta parezco inclinarme hacia adelante con tal de que mi bella panza no salga al aire con estas blusas que en mi son netamente ombligueras, de esta manera cuando ando de compras he llegado al punto donde descarto desde un inicio una prenda solo basándome en el largo y así me evito molestia y perdida de tiempo, de igual manera ya se en que tiendas puedo encontrar mas fácilmente los largos y los estilos que me quedan y que me encantan. Sobre el calzado mi numero es del 6 1/2, pero debo admitir que esto es en donde menos tengo problemas, he descubierto algunas marcas de zapatos por catalogo que manejan hasta el numero 7, en este aspecto casi he descartado por completo comprar calzado en las tiendas de la calle porque aquí si solo hay números pequeños y sobre todo con lo modelos realmente bonitos, porque si encuentras números grandes casi siempre se trata de zapatos sin chiste, varoniles, como para señora cuarentona, muy para el trabajo duro y así no vale la pena, y hay, si algo me encantan son la zapatillas en cualquiera de sus formas y no para ser aun mas alta como muchos piensan sino mas bien por el resultado estético en los pies. Creo que todos hemos llegado a coleccionar ciertas manías a la hora de comprar ropa, por el momento ya les conté algunas de las mías.