De los veintes a los treintas

Escrito por maricolito 04-08-2011 en General. Comentarios (0)

Ahora que he cumplido treinta y dos años es necesario reflexionar que tanto mi estilo en el vestir evolucionara, es decir, hay modas y estilos que parecen ser compatibles con todas las mujeres sin importar edades, es tan común por ejemplo ver a una mujer en jeans azules aunque esta tenga 15 años, 25, 35 o 45 años, aun así no toda la moda quedara igual de aceptable a todos los rangos de edad, y probablemente para esos jeans azules una chica de 15 los combinara con una playera llamativa y ajustada mas tenis convers y accesorios baratos, mientras que la chicas de 25 los combinaran con tacones altos y blusas sensuales, y las de 35 quizás los combinan con chaquetas que ayudan a ocultar el rollito, las de 45 intentaran darles clase con joyeria de calidad en la parte superior y grandes lentes oscuros.

 

Siempre he sentido que en los veintes puedes arriesgarte mas en cuanto a combinaciones, colores, tamaño de tus accesorios y prendas, en parte porque si alguna vez te equivocas, tu juventud le dará encanto a esos errores y al menos se te reconocerá que te arriesgaste. Pero si tienes treinta y tantos cuando resulte que no tienes una buena combinación o peor aún si además muestras con ello demasiada piel la tolerancia es menor, y en la mente de los demás puede surgir "demasiado vulgar", "trata de aparentar otra edad", etc. Personalmente no creo que la forma de vestir de una veinteañera a la de un treintañera cambie demasiado pero es inevitable, se debe tener mas cuidado en los detalles, y sobre de todo la palabra equilibrio deberá tenar mas presencia.

 

El estilo entre treintañeras varia muchísimo como es obvio, tenemos a las que gustan mayormente de estilo casual, elegante,  sensual, conservador, etc. etc. Pero para aquellas que gusten del estilo conservador o tal vez de un estilo bien profesional esta transición entre los veintes y los treintas será casi imperceptible, caso mas complicado cuando nuestro estilo es menos monótono, mas sensual, atrevido y arriesgado. ¿Como llegar a la nueva década de nuestra vida vistiendo acordes sin sacrificar el estilo que siempre nos ha caracterizado?


Las reglas son similares pero el cuidado en el equilibrio debe ser mayor, a continuación enlisto los puntos básicos que creo son mas importantes.

 

. Presta mayor atención al largo de tus prendas, se dice que el largo de una falda por ejemplo debe tener proporción con las rodillas, el largo debe estar en medio o  exactamente arriba o abajo de donde inicia o finalizan las rodillas, el largo de un pantalon en cambio debe llegar a la mitad del tacon de tus zapatos.

 

. Equilibra, a pesar del punto anterior en alguna ocación optaremos por prendas muy reveladoras sin embargo es una regla que los escotes profundos y la faldas cortas nunca irán bien juntos, a ninguna edad, si llevas escotes profundos arriba opta por faldas del largo correcto abajo, si llevas faldas cortas por abajo cubre bien arriba, y reserva esas faldas cortas solo para las ocasiones apropiadas como pueden ser las citas, reuniones con amigos, salidas a bailar, etc.

 

. Los cambios en el peinado y maquillaje se pueden hacer a cualquier edad pero en esta transición te conviene especialmente hacerlo, ve con tu peluquero y pídele consejo sobre un cambio de look que te favorezca, después de este cambio inicial tendrás mejor humor para hacer algunos otros cambios sobre tu estilo de vestir si es necesario.

 

. No es siempre, pero en general a los treinta años nuestro peso no es el mismo que cuando se tenían veinte años, no hay que insistir tratando de utilizar las mismas tallas, ser realista con la talla de nuestro cuerpo resultara en un beneficio de nuestra apariencia sin lugar a dudas.

 

. Si a los veinte años constantemente te criticaron algún aspecto de tu estilo, ahora que has pasado a los treinta es necesario que prestes bien oído a esas criticas, escucha atentamente y analiza que hay de cierto y que hay de no en lo que te han dicho, si reconoces algunos pecados de moda es hora de resolverlos, a los treinta como ya te dije hay menos tolerancia cuando vistes con mal gusto.

 

. Refina y dale calidad a tu estilo personal, sin importar cual sea tu estilo puedes refinarlo al trabajar sobre los pequeños detalles, joyería de fantasía llamativa se puede cambiar por joyería mas discreta pero en oro o plata, igualmente empieza a prestar mas atención a la calidad de tu atuendo así se trate de la bolsa con la que saldrás, las botas que hoy llevaras, intenta que todos sean artículos de buena calidad, recuerda que no se trata de llevar artículos carísimos con las marcas en el frente lo cual es muy desagradable, de lo que se trata es dar una imagen en donde te importa la calidad pero llevándola con discreción y sencillez. Recuerda además que algo de buena calidad probablemente te dure varia veces mas que su similar barato.

 

. Aprende a lucir tus curvas, recuerda que el arte de sugerir es mejor que el de mostrar sin mas, si te enorgulleces de un busto bello utiliza escotes que muestren su inicio  sin presionar ni revelar demasiado, el efecto será fuerte pero mucho mas refinado.

 

. También es tiempo de arriesgarse, sobre todo al adoptar elementos de otros estilos diferentes al tuyo, tu que por ejemplo siempre has sido tan relajada en tu vestir puedes probar a utilizar ropa mas profesional en tu ambiente de trabajo, o bien si siempre has sido muy femenina y delicada puedes llevar en algunos momentos cortes y colores fuertes que te hagan sentir una mujer poderosa, la regla es alejarte de tu centro de comodidad, probar un poco y al final igual y te gusta.

 

. No te aferres, por otra parte es dificil dejar atras prendas que te fascinan pero muy en el fondo sientes y te han llegado a decir que son como para una mujer mucho mas joven, aprede a no aferrarte, separalas de tu vestuario normal y conservalas en todo caso como un grato recuerdo. Por otra parte si eres una de esas mujeres que detesta cumplir años y por esto te aferras a tu estilo veintañero reflexiona, no se trata de adoptar el estilo de una mujer mayor (ñoril dirían algunos), se trata de llevar tu mismo estilo pero a otro nivel.

 

. A los treinta tu estilo de vida puede ser muy ajetreado pero no es excusa para dejar en último lugar tu estilo, si tu te sientes bien y admirada tus seres queridos resentirán en forma muy positiva ese sentimiento.